Uncategorized

Lo valioso trasciende.

¿Qué es lo más valioso para ti? Yo podría decir que para mí, lo más valioso es mi familia. Aunque siendo honesta no siempre fue así.

Hace unos años atrás no valoraba la compañía de mi familia. No lo veía como el privilegio que es, sino más bien como algo normal. Por lo que no era intencional. No buscaba conservar memorias de nuestros tiempos juntos.

Hace dos años aproximadamente, situaciones académicas, familiares y laborales me llevaron a emprender un camino lejos de casa. A mis 19 años comencé la travesía de vivir sola.

Si tú sos joven, no quiero que te asustes. Es toda una aventura vivir solo. Aprendes demasiado de la vida y de ti mismo. Lo recomiendo muchísimo. Sin embargo, el tema familia fue algo difícil para mi.

Creo que el no ser intencional cuando tuve la oportunidad, pasó factura luego. Lamenté mucho no haber estado más presente, abrazar y disfrutar más.

A veces pasamos por alto muchas cosas porque son nuestro “normal”. Pero cuán importante es estar presente para los que amamos y nos aman.

Actualmente vivimos en un mundo donde la tecnología nos atrapa tanto que se nos olvida convivir. No le prestamos tanta importancia a las conversaciones con nuestros Papás, pero si a las fotografías en Instagram.

Algo que aprendí durante este tiempo es que lo valioso trasciende. Lo que realmente importa, por más que se vea distinto, allí está.

¿Que quiero decir con esto? Mi relación con mi familia ya no es exactamente la misma. Claramente no puede ser así, vivo lejos de casa y eso es demasiado distinto a cómo era antes. Sin embargo, ha trascendido.

Aunque ya no es como antes, perdura. Aunque ya no nos sentamos juntos a la hora de la cena, buscamos otras alternativas para estar presentes en la vida del otro.

Hoy quiero dejarte dos cosas:

  1. Se intencional. Si tú aún vives en casa con tu familia, disfrútalo. Todo cambia, y eso algún día dejará de ser como es hoy. Trascenderá, por supuesto que si. Pero mientras tanto disfrútalo. Está presente. Aparta el celular y escúchalos con atención, crea memorias junto a ellos.
  2. Siempre hay una segunda oportunidad para empezar a valorar lo que algún día pasamos por alto. No te abrumes si estás enfrentando cambios. Aún en medio de los cambios hallarás otras alternativas para disfrutar tu tiempo en familia, porque lo valioso trasciende.
Blog

¿Por qué leerle a mi bebé?

Beneficios de la lectura desde temprana edad:

Existen muchos beneficios, tanto para los padres, como para el bebé.  

Iniciar con la lectura en etapas tempranas del embarazo, ayuda a estimular los sentidos del bebé. Además de que puedes empezar a formar una rutina para antes de dormir. Estudios han comprobado que iniciar con una rutina para la hora de dormir, desde el embarazo, ayuda a un mejor sueño tanto para los padres como para los niños. 

Si tú ya tienes el hábito de la lectura,  puedes comenzar a fomentarlo en tu hijo. Lo cual en el futuro será beneficioso para su imaginación y vocabulario. 

El leer durante el embarazo puede ofrecer una conexión única entre los padres y el bebé.

Si tú no eres una lectora activa, puedes comenzar este nuevo hábito y descubrir lo maravilloso que puede ser la lectura, y lo mejor, es que no lo harás tú sola. Tu hijo puede ser la mejor motivación y ambos se lo disfrutarán.

Independientemente de cuál sea tu rutina, puedes encontrar y destinar un momento de tu día para poder leer para ti y para tu bebé. Escuchar a sus padres le transmitirá paz y lo ayudarás a conocer las voces de las personas que lo acompañarán y cuidarán durante toda su vida.  

¿Cuándo es el mejor momento para leerle a tu bebé?

El mejor momento para empezar a leerle a tu bebé, es a partir del cuarto mes de gestación. Busca un lugar donde te sientas cómoda, puedes escoger lecturas específicamente para niños, o lo que a ti te guste leer, ya sea que te relaje o te eduque. Respira de manera tranquila, pronunciando bien cada palabra, usando distintos tonos de voz. Métete en tu papel de lectora de cuentos, y añade emoción a tu narración. Todo esto es importante, tanto como escoger bien el tiempo de lectura. Generalmente cuando sepas que él está despierto, puede ser después de tus comidas.

Una vez inicies con este hábito, verás que es un placer que te brindará un escape de la realidad y te relajará. Así que, anímate y empieza a leer. 

¡Disfruten de la lectura en familia!